(;

Seguidores

1 may. 2013

No eres la talla de tu sujetador ni eres la anchura de tu cintura. No eres el color de tu pelo , el color de tu piel o el color de tu lápiz de labios. No te defines por la cantidad de atención que obtienes de los hombres o de las mujeres. No eres la foto de perfil que tienes, ni los me gustan que puedas obtener. No eres ese diminuto vestido rojo, ni la camiseta q muestra tu ombligo.No eres el piercing, ni el aro que puedas tener. Eres las cosas con las que sonríes y las palabras que dices. Eres hermosa no por la forma de tu cuerpo, sino por la calidad de persona que eres.

-¿Por que eres así?
~ No lo se.
-Yo si...
~Haber...¿Por que crees que soy así?
-Por que tienes miedo a que el te rechace...
~ Te equivocas.
-¿Entonces?... 
~Tengo miedo a que me acepte solo temporalmente, que solo sea su chica por una o dos semanas.Tengo miedo a quererlo, por que eso haría que sufriera más. Me da pánico que después de esto me diga que quiere que seamos amigos.
-¿ Y que tiene eso de malo? 
~¿De malo? nada, pero de bueno tampoco. ¿ Como estar cerca de la persona que te eriza la piel?¿Como me guardo mis impulsos para no besarle?¿ Como hago que mis labios callen los te quiero que me salen para él?...
-¡Pues no lo dices y punto! por lo menos lo tienes cerca.
~¿Si? ¿Por lo menos?. Tu no sabes lo mal que lo pasaría....
-¡Joder que paranoia!
~No te digo que este enamorada, por que no lo estoy. Tampoco te voy a decir que lo quiero como nunca quise a nadie, por que te mentiría, es tontería que te diga que sin él no vivo. Pero te puedo asegurar que cuando lo veo conectado me pongo nerviosa.
- Lo de ponerte nerviosa... es un poquito exagerado¿ no crees?
~Puede que tu lo veas así, y que mucha gente opinen igual. Pero es lo que me pasa y no lo puedo remediar.
-¿Te gusta mucho, Verdad?
~ Me encanta.


Y te juro que duele, que duele más de lo que nunca puedas imaginarte, que quema por dentro y arde hasta llegar al pecho y anudarse a cada vía de escape que busca la sangre. Arde y se ensaña con tus pulmones, te impide respirar y parece mofarse del deseo de felicidad que ansían tus pupilas, que tu voz necesita plasmar. Sonríes sin ganas, tragas con sabor a sangre, el estímago te aprieta y tú solo puedes apretar la mandíbula y aparentar 

16 dic. 2012

Dos veces lo diré para que cada corazón lo escuche: te quiero como a una hermana, como a una hermana te quiero. 

No importa que lluevan sueños, que diluvien caidas y golpes, que nos ahoguen las penas o que nos hundamos en nuestra miseria, yo siempre voy a estar contigo, de una forma o de otra, más lejos o más cerca pero contigo. Tal vez me encuentres en una sonrisa cualquiera o te sorprenda en el fondo de un charco, pero estará mi calor, mi recuerdo; y mi voz te ayudará desde lo más profundo de tu corazón, eso tenlo por seguro.

30 ago. 2012

A veces me tengo que plantear entre si quererte más o desearte un poco menos, entre si decirte "hola" desde lejos o lanzarme a ti como una fiera nada más verte. Tengo que pensarme si cuando sonríes pretendes alegrarme el día o hacerme feliz durante toda mi vida, si cuando suspiras tratas de quitarme el aliento o hacer que cada célula de mi cuerpo desee tener un poco más de ti. Me planteas grandes dudas y sueles alterar mis principios, me haces pensar entre si el amor es ciego o la pasión demasiado fuerte entre los dos.

Aparentemente los días son iguales, las mismas mañanas con los mismos gestos de pereza, las mismas noches con cada cansado bostezo hasta las 12 de la madrugada. Siempre el mismo camino a clase, la misma gente, el mismo cansancio al final del día. Todo igual, nada cambia en esas 24 horas que vivimos cada 7 días todas las semanas. Pero al final, tras toda la monotonía, tras todo el aparente aburrimiento las personas cambian, los momentos no son los mismos y el pasado parece, aparentemente claro, un mapa confuso lleno de borrones y de cosas que ya no son.

No confies en los tios  por muy guapos, divertidos o intelectuales que parezcan. No confies en sus palabras, no te dejes embaucar por sus ojos, no escuches su aterciopelada voz, ni te dejes guiar por sus delicados dedos. No confíes y no esperes nada de ellos, y si promete llevarte a la felicidad por un camino más corto que no te sorprenda si acabas tirada en el suelo, llorando y echando de menos todo aquello que nunca llegaste a tener.