(;

Seguidores

30 ago. 2012

A veces me tengo que plantear entre si quererte más o desearte un poco menos, entre si decirte "hola" desde lejos o lanzarme a ti como una fiera nada más verte. Tengo que pensarme si cuando sonríes pretendes alegrarme el día o hacerme feliz durante toda mi vida, si cuando suspiras tratas de quitarme el aliento o hacer que cada célula de mi cuerpo desee tener un poco más de ti. Me planteas grandes dudas y sueles alterar mis principios, me haces pensar entre si el amor es ciego o la pasión demasiado fuerte entre los dos.

Aparentemente los días son iguales, las mismas mañanas con los mismos gestos de pereza, las mismas noches con cada cansado bostezo hasta las 12 de la madrugada. Siempre el mismo camino a clase, la misma gente, el mismo cansancio al final del día. Todo igual, nada cambia en esas 24 horas que vivimos cada 7 días todas las semanas. Pero al final, tras toda la monotonía, tras todo el aparente aburrimiento las personas cambian, los momentos no son los mismos y el pasado parece, aparentemente claro, un mapa confuso lleno de borrones y de cosas que ya no son.

No confies en los tios  por muy guapos, divertidos o intelectuales que parezcan. No confies en sus palabras, no te dejes embaucar por sus ojos, no escuches su aterciopelada voz, ni te dejes guiar por sus delicados dedos. No confíes y no esperes nada de ellos, y si promete llevarte a la felicidad por un camino más corto que no te sorprenda si acabas tirada en el suelo, llorando y echando de menos todo aquello que nunca llegaste a tener.

Si sueñas con sus ojos y su aroma es tu mayor droga, siento decirte que has perdido el órgano más vital de tu cuerpo y se lo has regalado a alguien que podrá manejarte como quiera.

5 ago. 2012

Querida GinTónic:
Es el momento de escribirte lo que nunca fui capaz de decirte, aunque sea tarde. De escribir lo que ha sucedido en una carta que no te voy a mandar, que no vas a recibir nunca, que como tu me enseñaste en cuanto acabe de escribirla la quemaré, mis sentimientos se pondrán a arder y así el dolor... ¿cómo era?¿cómo decias tú? Así el dolor no se te queda tan dentro. Esta vez solo quiero ser claro, sería un imbécil si no gritara que me he equivocado contigo, que la he cagado pero bien desde el principio, que he intentado avanzar, sin apartar antes las cosas que me lo impedían, agarrado al pasado, mirando para atrás, queriendo olvidar pero sin parar de recordar, que locura Gin, empeñado en quedarme ahí, en medio de un lado y del otro, sin perdonar, sin perdonarme, sin avanzar ¿Donde está el secreto del futuro Gin? puede que esté en fijarse bien y en avanzar, mirar más cerca, más, tan cerca que lo borroso se vuelve nítido, se vuelve claro, claro, hay cosas que pasaron antes, mucho antes. No quiero esperar milagros, solo que las cosas pasen, o no, si, no, si ,no... Y ahora lo tendría claro, pero ahora ya no depende de mi, si no de ti.
Te quiero.