(;

Seguidores

13 jul. 2011

Si, me he levantado

He reido solo para hacer creer a la gente que soy feliz. He llorado hasta que se me agotasen las lágrimas, he perdonado lo imperdonable.He tenido , tengo y tendré a las mejores personas cerca. He querido como nadie lo hará jamás. He conseguido fuerzas donde no las había. He hecho reir a la gente con mil tonterias. He tendio el valor de construir un futuro que jamás se cumplirá. Me he comportado como una niña chica solo para que vieran que todavía tengo algo inmaduro dentro de mi. He sido el pañuelo de lágrimas de aquellos que se han derrumbado. He llamado por teléfono solo para que se acordaran de que existo. Me he echo la sorda solo para no oír lo que no quería escuchar, y la ciega para no ver lo que dolía. He conocido al primer amor. He tenido enfrente al desamor. He tenido el coraje de decir lo que pienso. Me he tragado mi orgullo para no perder a personas importantes. Me he guardado cientos de lágrimas para hacer creer que soy fuerte. He tenido momentos de locura solo para ver como la gente es feliz..
Y hoy, he sido capaz de levantarme, mirar al frente y seguir adelante.

Whit you;)


Contigo solo he perdido el tiempo, cada segundo de mis pensamientos lo he estado dedicando a ti, cada sueño, cada lágrima, todo, todo te lo he dedicado, ¿a cambio de qué? De nada, ni de una miserable palabra, yo te he dado todo lo que he podido a cambio de tu ignorancia. Se que para ti no existo, que si he pasado alguna vez por tu mente ha sido porque me has visto sin querer, que si alguna vez me has dicho algo ha sido por error. Pero esto se va a acabar, no voy a perder más tiempo contigo, porque no sirve de nada, siempre he pensado que todo este esfuerzo serviría de algo, pero ahora me doy cuenta de que no, de que por muy desgraciada en esto que sea, por muy poco perfecta que sea y por muy tonta que sea, no te mereces todo lo que he dado ni echo por ti, no te mereces nada.

Voi a empezar de cero.


Hay veces en la vida, en que no sabes como suceden las cosas.
Pero lo que sí sabes, es que las cosas no suceden por que sí.
Muchas veces he dicho; hasta aquí he llegado, pero nada.. siempre he seguido ahí como una tonta... ya no..
el simple hecho de que él no me quiera me duele muchísimo, pero yo debo ser más fuerte que él.. y yo ya me propuesto una cosa..
Voi a empezar de cero.

Tengo miedo.


Tengo miedo. Tengo miedo a que todo sea mentira, que sea un juego. Tengo pánico a perderlo si es verdad, a que no dure lo suficiente. Miedo a no darlo todo o incluso hasta pasarme, a un rechazo, a un daño. Tengo pánico a no poder enseñarte las estrellas, a que no me permitas mostrarte el universo. Miedo a ser sustituida, a que duela mucho, a que se asome una leve lágrima de mi ojo y se derrame por mi rostro. Pánico al silencio, a la soledad, a que no puedas darme lo mismo. Miedo a no sujetarme la mano con fuerza, a que me sueltes. Pánico a quererte tanto que ya no pueda vivir sin ti, a que tú no me quieras, a acostumbrarme a tu sonrisa y al sonido de tu corazón. Miedo a enamorarme y que tu no hagas lo mismo

Hasta que llegaste



Me gustaba sonreír, aunque odiaba mi sonrisa. Siempre hacia tonterías y a veces llegaba a ser como una niña pequeña, cantaba y bailaba a todas horas. Me arreglaba hasta para bajar la basura. Amaba los disfraces, las fiestas y la coca-cola. Me pasaba las horas tumbada escuchando nirvana una y otra vez, no me cansaban las mismas películas, odiaba la rutina. Hablaba siempre, y siempre decía lo que pensaba y luego a veces me arrepentía, aunque mis sentimientos me los guardaba para mi, mis momentos no quería compartirlos. Era algo egoísta, pero lo daba todo por mis amigos y les regalaba amor día tras día. Me encariñaba fácilmente aunque nunca mostraba el amor que sentía hacia esas personas. Me gustaban miles de chicos, pero ninguno como tu. Así era yo, hasta que llegaste a mi vida y me enseñaste lo que es el amor.

No soy esa clase de amiga..





No soy esa clase de amigas que te llaman todos los días para hablar de cosas porque simplemente no te voy a contar nada nuevo, ni las que si no le cuentas algo te va a perseguir para que se lo cuentes. No soy esa clase de amiga que va a intentar solucionarte los problemas, yo te doy mi opinión y nada más porque si para algo es problema tuyo es para que lo resuelvas tú sola. Tampoco soy esa clase de amiga que te va a dar besos y abrazos todos los días. Simplemente soy esa clase de amiga que va a estar contigo cuando estés mal, que es capaz de sacarte una sonrisa cuando los demás no pueden, la que siempre te va a apoyar en todo lo que pueda y a la que le puedes contar todo porque ella no lo va a decir. Pero también soy esa clase de amiga que se enfada por cualquier cosa de mal gusto y para volver a recuperarla hace falta más que un simple perdón.

Miento al decir...




Te olvidé nada más que saliste por la puerta. Nunca te quise, es más, jugué contigo. Para mi eras como uno de esos chavales de una noche, que conozco, me arrimo, y luego olvido. No me parecías guapo, ni tampoco me encantaba cuando me acariciabas. Las noches contigo eran un pasatiempo más de otros tantos que he vivido y de los que me quedan. Odiaba que me cogieras de la mano, y también los paseos junto a ti. Nunca me gustaron tus ojos, ni tampoco tu sonrisa. No tenías ni la más mínima importancia para mi. Y sí, puede que sí, puede que sea una mentirosa compulsiva.