(;

Seguidores

1 may. 2013

Y te juro que duele, que duele más de lo que nunca puedas imaginarte, que quema por dentro y arde hasta llegar al pecho y anudarse a cada vía de escape que busca la sangre. Arde y se ensaña con tus pulmones, te impide respirar y parece mofarse del deseo de felicidad que ansían tus pupilas, que tu voz necesita plasmar. Sonríes sin ganas, tragas con sabor a sangre, el estímago te aprieta y tú solo puedes apretar la mandíbula y aparentar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario