(;

Seguidores

30 ago. 2012

Aparentemente los días son iguales, las mismas mañanas con los mismos gestos de pereza, las mismas noches con cada cansado bostezo hasta las 12 de la madrugada. Siempre el mismo camino a clase, la misma gente, el mismo cansancio al final del día. Todo igual, nada cambia en esas 24 horas que vivimos cada 7 días todas las semanas. Pero al final, tras toda la monotonía, tras todo el aparente aburrimiento las personas cambian, los momentos no son los mismos y el pasado parece, aparentemente claro, un mapa confuso lleno de borrones y de cosas que ya no son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario